Archivo del sitio

Pintar la Vespa

En este apartado de la preparación de la VESPA hay que detenerse a dar las gracias a nuestro amigo Joaquín, ya que sin sus sabios consejos y los productos adecuados no hubiera sido posible conseguir unos resultados tan buenos.

Lo primero que hubo que hacer fue desmontar la moto entera y dejar solo el chasis.

Desmontado de la Vespa

Desmontado de la Vespa

Una vez hecho esto, se tuvo que decidir que modificaciones se realizarían sobre la chapa de la VESPA. El reglamento de la competición permite recortar 4cm de chapa, así pues, nos dispusimos a ello.

El departamento de cálculo de estructuras llegó a la conclusión que las únicas partes en las que se podía quitar chapa sin debilitar la estructura era la frontal, el parabarros delantero y los cófanos.  Con éste informe en una mano y la sierra radial en la otra nos pusimos manos a la obra como podéis ver en las fotos.

Cortar Frame

Cortar Frame

En los cófanos se optó por hacer agujeros en vez de recortar chapa, ya que de esta forma facilitamos la entrada de aire a la admisión y a la vez intentamos generar un efecto suelo parecido al de los F1. Por normativa VTR estos agujeros deben tener un diámetro inferior a 10mm.

Ventilación Cofanos

Ventilación Cofanos

El siguiente punto en el que había que trabajar era en la supresión de los intermitentes posteriores. Para rebajar peso decidimos quitarlos, sin embargo, la ausencia de éstos dejaba un hueco muy grande en nuestros corazones, pero aún mayor en los cófanos, y por lo tanto había que rellenar este agujero. Dado que es un proyecto serio decidimos rellenar los agujeros con masilla de carrocero. Esto requiere un proceso de aplicar capas de masilla dando la forma deseada, esperar a que se seque, lijar y volver a empezar el proceso.

Ya que estábamos aprovechamos para reparar las ralladas de la moto y los golpes.

Pintado Vespa

Pintado Vespa

Una vez hecho esto se tuvieron que preparar las superficies. Como ya sabéis la moto estaba llena de óxido, masilla y pintura blanca y negra. Así pues lo que hubo que hacer fue lijar la moto entera para empezar a pintar.

Una vez lijada y eliminado todo el polvo, se aplicó una primera capa de imprimación para eliminar futuros problemas de óxidos y garantizar una mejor aplicación posterior de la pintura.
Al día siguiente, se procedió a pintar la moto del color final, toda blanca excepto los cófanos y la tapa superior del faro.

Para conseguir un buen resultado final hubo que dar muchas capas ya que se seguía viendo la pintura tipo “vaca” original.

Finalmente solo quedaba volver a montar la moto y colocar los ribetes para que no hubiera peligro de cortarse con los afilados cantos.

Resultado Pintura Vespa

Resultado Pintura Vespa

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: